23/11/09

NOTA DEL AUTOR DE ESTE BLOG

Querido hermano(a), por diversos motivos circunstanciales (proyectos personales de evangelización), voy a disminuir mi frecuencia de redacción de este blog, (más no así mi Lectio Divina personal, tan necesaria! para mi vida espiritual)
Querido hermano(a), una de las experiencias más maravillosas que he tenido desde hace algún tiempo en mi vida, es el encuentro con la Palabra de Dios a través de la lectura y meditación de los textos que el calendario litúrgico de la Iglesia nos propone para cada día. Un hallazgo fundamental es el saber que más que un análisis textual o un ejercicio de comprensión de lectura, la Lectio Divina, es un encuentro con el Señor! que cada día nos habla y nos dice algo nuevo. Y que es como el pan diario, un cotidiano encuentro con Dios, un cotidiano encuentro con Él,…. en un versículo…, en una palabra…. en un acontecimiento del día… en una oración que fluye… en un canto que nos emociona,..en una imagen-signo que nos subyuga. Y descubrimos que es una palabra que está viva! tan viva! como cuando fue inspirada por el Espíritu a su autor, como tan viva!, para quien la lee “en el aquí” y “en el ahora”. Descubrimos que la Palabra de Dios no es solo un bello y memorable libro más, como lo podrían ser El Quijote, La Ilíada o La Divina Comedia sino que es un libro que al leerlo nos lee, es un libro que empieza a hablar por sí solo y se dirige a nosotros,.. nos interpela, … nos cuestiona …. nos seduce … nos atrae,…. nos abre los ojos!
Querido hermano(a) de todo corazón te recomiendo que le digas al Señor, que te espera diariamente para hablarte y darte a ti toda su intimidad y amor. Trata siempre de tener una Biblia o un Evangelio a tu lado, o tenerla en tu carpeta de "Favoritos" de tu PC, así como también libros o paginas que te ayuden en tu meditación personal. Y por ejemplo apelo a la Palabra del Evangelio de hoy lunes 23 de noviembre (Lc 21,1-4) que nos habla de la ofrenda de la viuda pobre, y este pasaje me dice que debemos encontrar la gracia ante los ojos de Dios con pequeñas y humildes acciones, en las cuales más que dar algo, uno se dé a si mismo, pues bien la Lectio Divina -hecha quien sabe, con nuestros limitados recursos personales pero con nuestra actitud de fe- puede ser al igual que para la viuda: una pequeña, silenciosa pero gran ofrenda personal a nuestro amado Dios!


LES COMPARTO ALGUNOS LINKS PERSONALES QUE ME HAN SERVIDO MUCHO A MÍ Y QUE LES PUEDEN A AYUDAR MUCHO EN SU MEDITACIÓN
1)
http://www.radiohorizonte.org/archivo/hablar/programas/index.html AUDIO DE MEDITACIONES DIARIAS “HABLAR CON DIOS” Radio Horizonte

2)
http://evangeli.net/evangelio LECTURA, COMENTARIO Y AUDIO. Evangeli.net

3)
http://www.chamiradio.org.pe/publicaciones/ejes/pastoral/la-luz-de-la-palabra/ LECTURA, COMENTARIO Y AUDIO DE Asociación Chami Radio

4)
http://www.lecturadeldia.com/lecturadehoy.html 1LECTURA, SALMO Y EVANGELIO DEL DÍA. Ministerio católico de Evangelización

5) http://lectionautas.com/lectio-divina-dominical AUDIO DE LECTIO DIVINA PARA EVANGELIO DEL DOMINGO

Desde el amor de Cristo:
Su amigo hermano: Juan



18/11/09

EVANGELIO DÍA MIERCOLES XXXIII ----TEXTO (Lc 19, 11-28)
Estando la gente escuchando estas cosas, añadió una parábola, pues estaba él cerca de Jerusalén, y creían ellos que el Reino de Dios aparecería de un momento a otro. Dijo pues: «Un hombre noble marchó a un país lejano, para recibir la investidura real y volverse. Habiendo llamado a diez siervos suyos, les dio diez talentos y les dijo: "Negociad hasta que vuelva." Pero sus ciudadanos le odiaban y enviaron detrás de él una embajada que dijese: "No queremos que ése reine sobre nosotros." «Y sucedió que, cuando regresó, después de recibir la investidura real, mandó llamar a aquellos siervos suyos, a los que había dado el dinero, para saber lo que había ganado cada uno. Se presentó el primero y dijo: "Señor, tu talento ha producido diez talentos." Le respondió: "¡Muy bien, siervo bueno!; ya que has sido fiel en lo mínimo, toma el gobierno de diez ciudades." Vino el segundo y dijo: "Tu talento, Señor, ha producido cinco talentos." Dijo a éste: "Ponte tú también al mando de cinco ciudades." «Vino el otro y dijo: "Señor, aquí tienes tu talento, que he tenido guardada en un lienzo; pues tenía miedo de tí, que eres un hombre severo; que tomas lo que no pusiste, y cosechas lo que no sembraste." Dícele: "Por tu propia boca te juzgo, siervo malo; sabías que yo soy un hombre severo, que tomo lo que no puse y cosecho lo que no sembré; pues ¿por qué no colocaste mi dinero en el banco? Y así, al volver yo, lo habría cobrado con los intereses." Y dijo a los presentes: "Quitadle el talento y dádsela al que tiene los diez talentos." Dijéronle: "Señor, tiene ya diez talentos." - "Os digo que a todo el que tiene, se le dará; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará." «"Pero a aquellos enemigos míos, los que no quisieron que yo reinara sobre ellos, traedlos aquí y matadlos delante de mí."» Y habiendo dicho esto, marchaba por delante subiendo a Jerusalén. PALABRA DEL SEÑOR -----------------------------------------------------------------------------------------------
En nuestra vida, exactamente, sin más ni menos!, el Señor nos da los dones y recursos necesarios para alcanzar y vivir su Reino. En lo poco o en lo mucho, de lo que se trata es de serle fieles en todo momento, con nuestra actitud de fe y nuestros frutos de amor. En nuestra mente debería quedar fijado como decía San Pablo, que la meta de la carrera: es Jesús, y que cada quien tiene los insumos apropiados y justos para llegar a Él. Aprendamos a bendecir nuestros talentos y el de los otros, sabiendo que todos juntos construyen el reino, que es lo verdaderamente importante!. Alguien por ejemplo puede estar hilando su salvación con su arte de pelar papas en un orfanato y otro diseñando estrategias de evangelización urbana desde su ciencia de planeamiento. Señor Jesús, enséñanos a responsablemente, descubrir y hacer uso, de los valores y talentos que Tú nos has dado para construir tu reino de justicia y amor!


17/11/09

EVANGELIO DÍA MARTES XXXIII TEXTO DEL EVANGELIO: (Lc 19,1-10): En aquel tiempo, habiendo entrado Jesús en Jericó, atravesaba la ciudad. Había un hombre llamado Zaqueo, que era jefe de publicanos, y rico. Trataba de ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la gente, porque era de pequeña estatura. Se adelantó corriendo y se subió a un sicómoro para verle, pues iba a pasar por allí. Y cuando Jesús llegó a aquel sitio, alzando la vista, le dijo: «Zaqueo, baja pronto; porque conviene que hoy me quede yo en tu casa». Se apresuró a bajar y le recibió con alegría. Al verlo, todos murmuraban diciendo: «Ha ido a hospedarse a casa de un hombre pecador». Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: «Daré, Señor, la mitad de mis bienes a los pobres; y si en algo defraudé a alguien, le devolveré el cuádruplo». Jesús le dijo: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque también éste es hijo de Abraham, pues el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido». PALABRA DEL SEÑOR ---------------------------------------------------------------------
El Señor hoy nos invita al igual que Zaqueo a subirnos, desde nuestra pequeñez personal, a algún lugar o circunstancia donde podamos tener un encuentro cara con cara con Él. Este sicómoro puede estar en la oración entregada -dialogo de amor-, en la lectura atenta de su Palabra, -pan de vida-, en la Eucaristía –presencia viva-, en la caridad -mandamiento de amor, y en muchas otras formas más. Hagamos pues de este día y de todos los días, un poner nuestros bienes a disposición de los demás, un autodonarse al hermano que nos acerque a Cristo, una reparación por algo que -con la luz de la gracia- descubrimos que no estaba bien. Hoy Señor queremos agradecerte y glorificarte porque vienes a nuestra casa a salvar lo extraviado en nosotros.

16/11/09

EVANGELIO DÍA LUNES XXXIII TEXTO (Lc 18, 35-43)
Sucedió que, al acercarse él a Jericó, estaba un ciego sentado junto al camino pidiendo limosna; al oír que pasaba gente, preguntó qué era aquello. Le informaron que pasaba Jesús el Nazoreo y empezó a gritar, diciendo: «¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!» Los que iban delante le increpaban para que se callara, pero él gritaba mucho más: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!» Jesús se detuvo, y mandó que se lo trajeran y, cuando se hubo acercado, le preguntó: «¿Qué quieres que te haga?» El dijo: «¡Señor, que vea!» Jesús le dijo: «Ve. Tu fe te ha salvado». Y al instante recobró la vista, y le seguía glorificando a Dios. Y todo el pueblo, al verlo, alabó a Dios. PALABRA DEL SEÑOR ------------------------------------------------------------------------------------
El descubrimiento de la vocación personal es el momento más importante de toda la existencia. Hace que todo cambie sin cambiar nada, de modo semejante a como un paisaje, siendo el mismo, es distinto después de salir el sol que antes, cuando lo bañaba la luna con su luz o le envolvían las tinieblas de la noche. Todo descubrimiento comunica una nueva belleza a las cosas y, como al arrojar nueva luz provoca nuevas sombras, es preludio de otros descubrimientos y de luces nuevas, de más belleza.
Haz Señor Jesús que vea lo que Tú quieres de mí; que vea las cosas y los acontecimientos con fe, con visión sobrenatural; que vea mejor mis defectos, para luchar contra ellos; que vea un poco más las cosas positivas de los demás y un poco menos sus limitaciones; que vea el mundo con ojos apostólicos como los tuyos, que vea en todo momento tu gloria Señor!.
SUAREZ-CARDONA


15/11/09

EVANGELIO DÍA DOMIMGO XXXIII TEXTO (Mc 13,24-32)
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «En aquellos días, después de esa gran angustia, el sol se hará tinieblas, la luna no dará su resplandor, las estrellas caerán del cielo, los astros se tambalearán. Entonces verán venir al Hijo del hombre sobre las nubes con gran poder y majestad; enviará a los ángeles para reunir a sus elegidos de los cuatro vientos, de horizonte a horizonte.
Aprended de esta parábola de la higuera: Cuando las ramas se ponen tiernas y brotan las yemas, deducís que el verano está cerca; pues cuando veáis vosotros suceder esto, sabed que él está cerca, a la puerta. Os aseguro que no pasará esta generación antes que todo se cumpla. El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán, aunque el día y la hora nadie lo sabe, ni los ángeles del cielo ni el Hijo, sólo el Padre.» PALABRA DEL SEÑOR---------------------------------------------------------------------------------
«Todos hemos de comparecer ante el tribunal de Cristo para recibir premio o castigo según hayamos hecho en nuestra vida» (2 Corintios 5,10). A partir de ese momento ya habrá acabado el tiempo de merecer, o de rectificar. En nuestra muerte cuyo día y hora solo Él lo sabe, Cristo se mostrará ante todos nosotros:
-ante aquellos que le negaron,
-ante los que le persiguieron,
-ante los que vivieron ignorándole,
-ante los que le amaron con obras.
Entonces daremos por bien empleados todos nuestros esfuerzos, todas aquellas obras que hicimos por Dios, o por el prójimo, aunque quizá nadie en este mundo se diera cuenta de ellas.
Aprovechemos el tiempo que Dios nos ha dado el mundo como heredad para que lo cultivemos, para que lo dominemos y en el que tenemos que encontrar nuestra santidad. Dios nos lo ha dado para que edifiquemos en él una ciudad más justa, más estable, más humana. P. CARDONA
-----------------------------------------------------------HAZ EN ESTE AUDIO TU LECTIO DIVINA

-----------------------------------------------
----------------------------------------------------------------
--------------------------------------------------

13/11/09

EVANGELIO DEL DÍA VIERNES XXXII TEXTO(Lc 17, 26-37)
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del hombre. Comían, bebían, tomaban mujer o marido, hasta el día en que entró Noé en el arca; vino el diluvio y los hizo perecer a todos. Lo mismo, como sucedió en los días de Lot: comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, construían; pero el día que salió Lot de Sodoma, Dios hizo llover fuego y azufre del cielo y los hizo perecer a todos. Lo mismo sucederá el Día en que el Hijo del hombre se manifieste. Aquel Día, el que esté en el terrado y tenga sus enseres en casa, no baje a recogerlos; y de igual modo, el que esté en el campo, no se vuelva atrás. Acordaos de la mujer de Lot. Quien intente guardar su vida, la perderá; y quien la pierda, la conservará. Yo os lo digo: aquella noche estarán dos en un mismo lecho: uno será tomado y el otro dejado; habrá dos mujeres moliendo juntas: una será tomada y la otra dejada. Y le dijeron: ¿Dónde, Señor? Él les respondió: Donde esté el cuerpo, allí también se reunirán los buitres. PALABRA DEL SEÑOR -----------------------------------------------------------------------------
Se puede comer, se puede beber, plantar, querer, construir, vender, s-i-n -D-i-o-s. Se puede vivir la vida, sin mayores horizontes y con un mundo que nos diga: vive al 100%, que no hay otra vida mas que esta. Se puede vivir diciendo: el más allá y la salvación solo son un invento de los antiguos. Se puede componer un poema que diga “no te salves”. Se puede decir “el misticismo es solo una forma más de poesía”. Se puede declarar con moderna amargura la insoportable levedad del ser. Se puede afirmar una ética sin Dios como quien habla de una variable operativa de sistema. Hasta que llega un momento en que Tu voz, Tu amorosa voz Jesús! …nos alcanza, nos interpela, nos acoge, nos levanta, nos sacude, nos despierta y descubrimos maravillados que la vida solo tiene sentido en Ti y en el trabajo v-i-g-i-l-a-n-t-e por tu Reino de amor y justicia.


12/11/09

EVANGELIO DÍA JUEVES XXXII TEXTO DEL EVANGELIO (Lc 17, 20-25)
En aquel tiempo, a unos fariseos que le preguntaban cuándo llegaría el Reino de Dios, Jesús les respondió: El Reino de Dios viene sin dejarse sentir. Y no dirán: "Vedlo aquí o allá", porque el Reino de Dios ya está entre vosotros. Dijo a sus discípulos: Días vendrán en que desearéis ver uno solo de los días del Hijo del hombre, y no lo veréis. Y os dirán: "Vedlo aquí, vedlo allá." No vayáis, ni corráis detrás. Porque, como relámpago fulgurante que brilla de un extremo a otro del cielo, así será el Hijo del hombre en su Día. Pero, antes, le es preciso padecer mucho y ser reprobado por esta generación. PALABRA DEL SEÑOR.---------------------------------------------------------------------------------------------------
El misterio del Reino de Dios en nosotros, es vivir el mundo con los ojos del amor, aun con sus dolores o quebrantos, aun con sus estrecheces, vivirlo como si estuviéramos en el palacio de un gran Rey, en el cual cada cosa brilla como reflejo del cielo y en el cual, “nuestros ojos que miran y nuestras manos que trabajan”, sienten eso eterno que se esconde en cada persona, en cada sonrisa, en cada gesto, en cada ser. Haz Señor Jesús que descubramos que la verdadera sabiduría, aquella que es reflejo de lo eterno, es sencillamente vivir tu Reino en nosotros y que este pleno vivir consista, en vivir de Ti, en Ti y para Ti. Haz Señor que -como lo rezamos en el Padrenuestro- “venga a nosotros tu Reino” y que renaciendo cada uno del agua y del Espíritu te recibamos gozosos en nuestro ser.


11/11/09

EVANGELIO DÍA MIERCOLES XXXII --TEXTO (Lc 17, 11-19)
En aquel tiempo, yendo Jesús de camino a Jerusalén, pasaba por los confines entre Samaría y Galilea, y, al entrar en un pueblo, salieron a su encuentro diez hombres leprosos, que se pararon a distancia y, levantando la voz, dijeron: ¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros! Al verlos, les dijo: Id y presentaos a los sacerdotes. Y sucedió que, mientras iban, quedaron limpios. Uno de ellos, viéndose curado, se volvió glorificando a Dios en alta voz; y postrándose rostro en tierra a los pies de Jesús, le daba gracias; y éste era un samaritano. Tomó la palabra Jesús y dijo: ¿No quedaron limpios los diez? Los otros nueve, ¿dónde están? ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios sino este extranjero? Y le dijo: Levántate y vete; tu fe te ha salvado. PALABRA DEL SEÑOR --------------------------------------------------------------
Amado Jesús, leyéndote a Ti hoy en el Evangelio, quiero hacer de este día y de todos mis días una inmensa acción de gracias a tu Sagrado Nombre, y en forma muy particular, darte las gracias Señor por el bello regalo: de la visita -ayer- de jóvenes confirmantes de mi parroquia, que me llenaron el corazón, con sus cantos, y con sus palabras. Así como gracias Señor por la bontà sin fronteras para mi hogar, de personas tan cercanas a mí . Gracias Señor! y como aquel leproso curado quiero decirte: Gloria a Ti Señor Jesús!



10/11/09

EVANGELIO DÍA MARTES XXXII TEXTO DEL EVANGELIO (Lc 17, 7-10)
En aquel tiempo, dijo el Señor: ¿Quién de vosotros tiene un siervo arando o pastoreando y, cuando regresa del campo, le dice: "Pasa al momento y ponte a la mesa?" ¿No le dirá más bien: "Prepárame algo para cenar, y cíñete para servirme hasta que haya comido y bebido, y después comerás y beberás tú?" ¿Acaso tiene que agradecer al siervo porque hizo lo que le fue mandado? De igual modo vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os fue mandado, decid: Somos siervos inútiles; hemos hecho lo que debíamos hacer. PALABRA DEL SEÑOR ----------------------
Quiero servirte Señor en la forma que Tú bien dispongas. Quiero servirte Señor y hacer carne Tus palabras de «que no habías venido a ser servido sino a servir». Quiero servirte Señor y ayudado por Ti, servirte desde la pequeñez e insuficiencia de mi ser. Quiero saber que mis manos pueden preparar la cena de tu gracia. Quiero saber que mis pies pueden caminar donde me requieras. Quiero servirte Señor y crecer en mi capacidad de amar a mis hermanos Quiero servirte y dejar -como el poeta- «mi cuidado entre las azucenas olvidado» Quiero servirte Señor y hacer de mi servicio: ¡el premio de estar a tu lado!

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

9/11/09

EVANGELIO DIA LUNES XXXII TEXTO DEL EVANGELIO (Jn 2, 13-22)
Cuando se acercaba la Pascua de los judíos, Jesús llegó a Jerusalén y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas, palomas, y a los cambistas con sus mesas. Entonces hizo un látigo de cordeles y los echó del templo, con todo y sus ovejas y bueyes; a los cambistas les volcó las mesas y les tiró al suelo las monedas; y a los que vendían palomas les dijo: "Quiten todo de aquí y no conviertan en un mercado la casa de mi Padre". En esos momentos, sus discípulos se acordaron de lo que estaba escrito: El celo de tu casa me devora. Después intervinieron los judíos para preguntarle: "¿Qué señal nos das de que tienes autoridad para actuar así?" Jesús les respondió: "Destruyan este templo y en tres días lo reconstruiré". Replicaron los judíos: "Cuarenta y seis años se ha llevado la construcción del templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?" Pero Él hablaba del templo de su cuerpo. Por eso, cuando resucitó Jesús de entre los muertos, se acordaron sus discípulos de que había dicho aquello y creyeron en la Escritura y en las palabras que Jesús había dicho. PALABRA DEL SEÑOR--------------------------------------------------------------------------------------------------------
El celo por tu casa me devora Señor Jesús, cuando veo el rostro hondamente herido de una niña violada por un sonriente pederasta dispuesto a sobornar a los padres de su víctima.
El celo por tu casa me devora Señor Jesús, cuando veo el cuerpo desintegrado de un niño abortado y una ley que “modernamente” despenaliza este hecho.
El celo por tu casa me devora Señor Jesús, cuando me entero de “acomodados” comercializadores de droga para quienes la humanidad de sus clientes potenciales, les es absolutamente ajena.
El celo por tu casa me devora Señor Jesús, cuando leo sobre esas organizadas redes de proxenetas que prometiendo humildes oficios a jóvenes los estafan e inician tempranamente en la prostitución.
El celo por tu casa me devora Señor Jesús, cuando veo por las calles, esos siniestros volantes y afiches de “Atraso menstrual” como infausta fachada de casas de muerte de niños.
--------------

7/11/09

EVANGELIO DOMINGO XXXII TEXTO DEL EVANGELIO (Mc 12, 38-44)
En aquel tiempo, enseñaba Jesús a la multitud y le decía: “¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplios ropajes y recibir reverencias en las calles; buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; se echan sobre los bienes de las viudas haciendo ostentación de largos rezos. Estos recibirán un castigo muy riguroso”.
En una ocasión Jesús estaba sentado frente a las alcancías del templo, mirando cómo la gente echaba allí sus monedas. Muchos ricos daban en abundancia. En esto, se acercó una viuda pobre y echó dos moneditas de muy poco valor. Llamando entonces a sus discípulos, Jesús les dijo: “Yo les aseguro que esa pobre viuda ha echado en la alcancía más que todos. Porque los demás han echado de lo que les sobraba; pero ésta, en su pobreza, ha echado todo lo que tenía para vivir”. PALABRA DEL SEÑOR -------------------------------------------------------------------
Lo que da valor a las cosas pequeñas es el amor que depositamos en ellas. A Dios le enternecen esos pequeños detalles llenos de amor, que podemos tener en nuestra vida de fe. Si estamos atentos a lo pequeño, viviremos con plenitud todos los días, sabremos dar a cada momento el preciso sentido de estar preparando la eternidad. Pero poner amor en lo pequeño por Dios, hacer que nuestros humildes actos sean ofrendas de amor a Él, requiere atención, sacrificio y generosidad; el apostolado de las cosas pequeñas consiste en ese esmerado cuidado de todos esos detalles que sabemos harán felices a nuestros hermanos. Esas dos monedas que dio la viuda son símbolo de la grandeza en la pequeñez, de un alma agradecida de Dios, y tan prendada de Él que no dudó en dar todo lo que tenía, por agradarle y darle gloria. De esta desprendida mujer bien podríamos decir lo que Jesús dijo a sus discípulos: “El que es fiel en lo poco, lo será en lo mucho”
-------------------------------------------------------------------



6/11/09

EVANGELIO DÍA VIERNES XXXI TEXTO DEL EVANGELIO (Lc 16, 1-8)
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Era un hombre rico que tenía un administrador a quien acusaron ante él de malbaratar su hacienda; le llamó y le dijo: "¿Qué oigo decir de ti? Dame cuenta de tu administración, porque ya no podrás seguir administrando." Se dijo a sí mismo el administrador: "¿Qué haré, pues mi señor me quita la administración? Cavar, no puedo; mendigar, me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer, para que cuando sea removido de la administración me reciban en sus casas." Y convocando uno por uno a los deudores de su señor, dijo al primero: "¿Cuánto debes a mi señor?" Respondió: "Cien medidas de aceite." Él le dijo: "Toma tu recibo, siéntate en seguida y escribe cincuenta." Después dijo a otro: "Tú, ¿cuánto debes?" Contestó: "Cien cargas de trigo." Dícele: "Toma tu recibo y escribe ochenta." El señor alabó al administrador injusto porque había obrado astutamente, pues los hijos de este mundo son más astutos con los de su generación que los hijos de la luz. PALABRA DEL SEÑOR. --------------------------------------------------------------------------------------------
Señor te pedimos nos concedas ser buenos administradores de los bienes que Tú nos has dado, que descubramos que no somos propietarios, sino mayordomos de nuestros bienes, y que los pongamos al servicio del bien común. Que no hagamos del dinero un Bien Supremo, sino solo un medio para fines superiores, como pueden ser las buenas relaciones familiares, la solidaridad con los amigos o las responsabilidades con los nuestros. También te pedimos, para que como hijos de la luz, sepamos utilizar con inteligencia y habilidad todos los recursos de que disponemos para poder evangelizar más y mejor nuestro mundo, y que el ingenio y la creatividad siempre acompañen todas nuestras pastorales individuales o comunitarias. Que podamos llevar la barca de la Iglesia a lugares insospechados, y acercarla cara a cara al hombre de hoy, para que todos descubran maravillados a Aquel que es motivo y fin último de nuestro anuncio: Jesús Hijo de Dios y redentor del mundo.


4/11/09

EVANGELIO DÍA JUEVES XXXI --TEXTO DEL EVANGELIO(Lc 15,1-10)
Todos los publicanos y los pecadores se acercaban a Él para oírle, y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: «Este acoge a los pecadores y come con ellos». Entonces les dijo esta parábola. «¿Quién de vosotros que tiene cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las 99 en el campo, y va a buscar la que se perdió hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, la pone contento sobre sus hombros; y llegando a casa, convoca a los amigos y vecinos, y les dice: "Alegraos conmigo, porque he hallado la oveja que se me había perdido." Os digo que, de igual modo, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por 99 justos que no tengan necesidad de conversión. «O, ¿qué mujer que tiene diez dracmas, si pierde una, no enciende una lámpara y barre la casa y busca cuidadosamente hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, convoca a las amigas y vecinas, y dice: "Alegraos conmigo, porque he hallado la dracma que había perdido." Del mismo modo, os digo, se produce alegría ante los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta». PALABRA DEL SEÑOR --------------------------------------------------------------
Cuantas veces en nuestro caminar por la vida somos esa oveja perdida! distantes y muchas veces demasiado lejos! del redil. Cuantas veces nos dejamos llevar por encendidas pasiones, cuantas veces te negamos Jesús, con nuestras palabras y nuestras acciones. Y Tú, sales a buscarnos Señor, con el ímpetu de un padre que busca a su hijo perdido. Y nos llamas decididamente: Hijo de mis entrañas donde estas? Montes y praderas díganme donde esta mi hijo? Y es grande tu alegría cuando nos encuentras, inmenso tu gozo cuando nos sacas de las aguas turbias del pecado. Y es también grande nuestra sorpresa, de saber que te preocupas por cada uno de nosotros en particular, que a pesar de todos nuestros pecados sigues amando nuestra condición humana, que a pesar de nuestros yerros tu misericordia nos levanta en sus hombros. Y no es que no estimes la perseverancia del justo, sino que acoges con alegría al arrepentido que vuelve otra vez hacia tu morada de amor y perdón.
------------------------------------------------------------------------------

3/11/09

EVANGELIO DIA MIERCOLES XXXI TEXTO DEL EVANGELIO (Lc 14, 25-33)
En aquel tiempo, caminaba con Jesús una gran muchedumbre y él, volviéndose a sus discípulos, les dijo:“Si alguno quiere seguirme y no me prefiere a su padre y a su madre, a su esposa y a sus hijos, a sus hermanos y a sus hermanas, más aún, a sí mismo, no puede ser mi discípulo. Y el que no carga su cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo. Porque, ¿quién de ustedes, si quiere construir una torre, no se pone primero a calcular el costo, para ver si tiene con qué terminarla? No sea que, después de haber echado los cimientos, no pueda acabarla y todos los que se enteren comiencen a burlarse de él, diciendo: ‘Este hombre comenzó a construir y no pudo terminar’. ¿O qué rey que va a combatir a otro rey, no se pone primero a considerar si será capaz de salir con diez mil soldados al encuentro del que viene contra él con veinte mil? Porque si no, cuando el otro esté aún lejos, le enviará una embajada para proponerle las condiciones de paz. Así pues, cualquiera de ustedes que no renuncie a todos sus bienes, no puede ser mi discípulo”. PALABRA DEL SEÑOR--------------------------------------------------
En estos tiempos en que se habla tanto de la logística como un método que minimizando los costos optimiza los procesos, el Evangelio de hoy nos dice claramente que para el discípulo o seguidor de Jesús, la renuncia a todo es el mejor camino. Que la cruz -y el saber llevarla en el nombre de Dios-, son las condiciones esenciales del discipulado. Que todos los amores y aun los más cercanos quedan relativizados y fundamentados en el amor a Cristo. Que la torre acabada y completa de nuestra santidad, solo la podemos lograr con el auxilio eficaz de su gracia. Que todo combate en el reino espiritual esta ganado de antemano por su muerte y resurrección, misterio pascual. No olvidemos que nuestra vida interior requiere también de contradicciones y de obstáculos para crecer. El dolor llevado con sentido cristiano es un gran medio de santidad. El árbol de la Cruz está lleno de frutos, siendo el principal fruto: la salvación. Digamos pues como San Alfonso María «¡dichoso quien pueda decir de todo corazón: Jesús mío, solo Tú me bastas


EVANGELIO DÍA MARTES XXXI TEXTO DEL EVANGELIO (Mt 11, 25-30)
En aquel tiempo, tomando Jesús la palabra, dijo: «Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños. Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce bien al Hijo sino el Padre, ni al Padre le conoce bien nadie sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. «Venid a mí todos los que estáis fatigados y agobiados, y yo os daré descanso. Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera». PALABRA DEL SEÑOR--------------------------------------------------------------------
Aprender la mansedumbre y humildad del corazón, es todo un don que día a día tenemos que pedirle a Jesús. Y en virtud a esa humildad o pequeñez, Él quiere revelarnos los secretos de su Reino, que pasan ocultos a los arrogantes e "inteligentes". Es la sabiduría de la sencillez, la grandeza de la pequeñez, de la cual es un buen ejemplo, nuestro querido compatriota San Martín de Porres, a quien hoy día recordamos! que con la humildad de su escoba, que con su vocación de servicio a los pobres, nos enseñó, que todo lo puede, el que en su debilidad, se fortalece en Cristo. Que la verdadera felicidad -escondida para otros- está en hacer con alegría la voluntad de Dios, y que la verdadera paz para nuestras fatigas y agobios, la encontramos en Jesús: Hijo del Padre y rostro visible de Dios.





2/11/09

EVANGELIO DÍA LUNES XXXI CONMEMORACION DE TODOS LOS FIELES DIFUNTOS
TEXTO DEL EVANGELIO
(Lc 23,33.39-43): Cuando los soldados llegaron al lugar llamado Calvario, crucificaron allí a Jesús y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. Uno de los malhechores colgados le insultaba: «¿No eres tú el Cristo? Pues ¡sálvate a ti y a nosotros!». Pero el otro le respondió diciendo: «¿Es que no temes a Dios, tú que sufres la misma condena? Y nosotros con razón, porque nos lo hemos merecido con nuestros hechos; en cambio, éste nada malo ha hecho». Y decía: «Jesús, acuérdate de mí cuando vengas con tu Reino». Jesús le dijo: «Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso». PALABRA DEL SEÑOR--------------------------------------------------------------------------------
La Iglesia, nos ha enseñado a ver con ojos muy distintos la realidad de la muerte, a mirarla con gran serenidad y a aceptarla con paz y esperanza; incluso con alegría y regocijo –si es viva nuestra fe— porque aquel bendito día será el más glorioso de toda nuestra existencia: el de nuestro encuentro personal con Dios, el Amor que nuestro corazón reclama. ¡Claro!, sólo es posible hablar así cuando tenemos fe. Por eso, los santos se expresaban de ella –de la muerte— con un lenguaje desconcertante para el mundo. San Francisco de Asís la llamaba “hermana muerte”, y deseaba que llegara pronto. San Pablo afirmaba que para él la muerte era una ganancia porque así podría estar ya para siempre con el Señor (Fil 1, 21-23); y santa Teresa de Jesús anhelaba de que la muerte no se demorara tanto en venir, y nos decía en uno de sus poemas místicos: “Vivo sin vivir en mí y tan alta vida espero que muero porque no muero”. P. SERGIO CORDOVA
Te pedimos hoy Señor por todos nuestros parientes difuntos, por todos nuestros ancestros y por todas las benditas ánimas del purgatorio. Acógelos a todos en tu divina morada Señor, que vivan siempre en tu gloria y que brille para ellos la luz perpetua.------------------------------------

31/10/09

EVANGELIO DEL DOMINGO XXXI: TODOS LOS SANTOS. TEXTO DEL EVANGELIO (Mt 5,1-12a): En aquel tiempo, viendo Jesús la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron. Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo: «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos». PALABRA DEL SEÑOR------------------------------------------------------------------------
Los santos son nuestros hermanos bienaventurados, que están ya en la gloria de Dios. Su vida es una obra maestra de la gracia divina. Ellos son los hombres de Dios por excelencia, los amigos de Dios, sus hijos predilectos. Desde el tesoro de la Iglesia que es la Comunión de los Santos ¡Cuántas gracias y dones nos otorgan mediante su intercesión! Y también, cuánto! nos han enseñado con su ejemplo de vida, con el legado de sus palabras, sus libros, de sus obras por la Iglesia. Pienso que cada uno de ellos es una lección magistral, de cómo seguir y vivir profundamente a Cristo a partir de la situación particular de cada quien. Esta fiesta debe ser para nosotros un día de paz y alegría; y una invitación a seguir su ejemplo, buscando cada quien desde el lugar que esté, su propio camino a la perfección de la santidad, a la cual todos estamos llamados!


30/10/09

LECTURA DÍA VIERNES XXX--TEXTO DEL EVANGELIO(Lc 14, 1-6)
Un sábado entró Jesús en casa de uno de los jefes de los fariseos para comer, y ellos le estaban observando. Había allí, delante de él, un hombre hidrópico. Entonces preguntó Jesús a los maestros de la ley y a los fariseos: ¿Es lícito curar en sábado, o no? Pero ellos se callaron. Entonces le tomó, le curó, y le despidió. Y a ellos les dijo: ¿A quién de vosotros se le cae un hijo o un buey a un pozo en día de sábado y no lo saca al momento? Y no pudieron replicar a esto. PALABRA DEL SEÑOR.

No olvidemos que las prácticas religiosas tienen como objetivo aumentar el amor a Dios y, por Él, el amor a los demás: es decir, aumentar nuestra caridad. La santidad es seguimiento de Cristo ---- —es enamorarnos de Él— y no el frío cumplimiento legal de unas reglas. Los mandamientos vienen de Dios y tienen que ser nuestro norte de vida, pero hoy Jesús me enseñas que sería absurdo, no vivir la caridad con los que me rodean, meta suprema de la vida cristiana, amparándome en unas normas religiosas inamovibles. Cuando San Agustín nos dice “Ama y haz lo que quieras” se refiere a este hecho: a que si tenemos el amor de Cristo en nosotros, el espíritu dará un paso más allá de la letra, y nos encontraremos cara a cara con la libertad de amar. ---------------------------------------------------------------------------------------------
Señor Jesús danos la virtud de amar a todos nuestros hermanos y verte a Ti en cada uno de ellos.


29/10/09

LECTURA DEL DÍA JUEVES XXX --------------------------------------TEXTO DEL EVANGELIO (Lc 13, 31-35) En aquel mismo momento se acercaron algunos fariseos, y le dijeron: «Sal y vete de aquí, porque Herodes quiere matarte». Y él les dijo: «Id a decir a ese zorro: Yo expulso demonios y llevo a cabo curaciones hoy y mañana, y al tercer día soy consumado. Pero conviene que hoy y mañana y pasado siga adelante, porque no cabe que un profeta perezca fuera de Jerusalén. «¡Jerusalén, Jerusalén!, la que mata a los profetas y apedrea a los que le son enviados. ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como una gallina reúne a sus polluelos bajo sus alas, y no habéis querido! Pues bien, se os va a dejar vuestra casa. Os digo que no me volveréis a ver hasta que llegue el día en que digáis: ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!» ---------------------------------------------------------------------------------PALABRA DEL SEÑOR ---------------------------------------------
Querido Señor Jesús, danos esa resolución, danos esa firmeza, para realizar con convicción, el plan personal que tienes preparado para cada uno de nosotros , danos la valentía para afrontar todos los obstáculos!, para hacer de nuestra vida -como la tuya- una ofrenda de amor!. Danos la unidad, para que como hijos agradecidos, nos cobijemos como polluelos bajo la sombra de tus alas. Danos la convicción y el coraje para defender tu Reino de vida, ante gobiernos o regímenes, que quieren negar el valor supremo de la vida, con sus políticas abortistas, por ejemplo. Danos tu paz, para que en el mundo, desterremos los conflictos y las guerras, especialmente te pedimos por la pacificación de los países del oriente medio, como Israel y Palestina.----------------------------------- Que en todo momento: hoy y mañana y pasado sean estas nuestras palabras: ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ---------------------------

28/10/09

LECTURA DEL DÍA MIERCOLES XXX -------------------------------------TEXTO DEL EVANGELIO (Jn 3 11-16) "En verdad, en verdad te digo: nosotros hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto, pero vosotros no aceptáis nuestro testimonio. Si al deciros cosas de la tierra, no creéis, ¿cómo vais a creer si os digo cosas del cielo? Nadie ha subido al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea tenga por él vida eterna. Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna”. -------------------------PALABRA DEL SEÑOR

Hoy celebramos en mi país la festividad del Señor de los Milagros, con un recorrido procesional de una venerada imagen que convoca a miles y miles de fervorosos compatriotas.----------------------------------------------------------------------------------------------------------- Señor de los Milagros, Cristo Morado: Te pedimos para que suscites entre nosotros, verdaderas conversiones y todo tipo de vocaciones de servicio a tu Iglesia. Te pedimos para que afiances entre nosotros, ¡el milagro del amor como ofrenda que Tú nos enseñaste!. Y que al contemplarte desde tu cruz, sintamos toda la fuerza de tu amor misericordioso y salvador hacia cada uno de nosotros. --------------------------------------------------------------------------------
-------------------------------------HIMNO
-------------
Señor de los Milagros, a Ti venimos en procesión

-------------tus fieles devotos, a implorar tu bendición.(bis)
-------------Faro que guía, a nuestras almas
-------------la fe, esperanza, la caridad,
-------------tu amor divino nos ilumine,
-------------nos haga dignos de tu bondad.
-------------Señor de los Milagros, a Ti venimos en procesión
-------------tus fieles devotos, a implorar tu bendición.(bis)
-------------Con paso firme de buen cristiano
-------------hagamos grande nuestro Perú,
-------------y unidos todos como una fuerza
-------------te suplicamos nos des tu luz.
-------------Señor de los Milagros, a Ti venimos en procesión
-------------tus fieles devotos, a implorar tu bendición.(bis)


27/10/09

LECTURA DEL DÍA MARTES XXX ---------------------------------- TEXTO DEL EVANGELIO (Lc 13, 18-21)
En aquel tiempo dijo Jesús: «¿A qué cosa se asemeja el Reino de Dios, y con qué lo puedo comparar? Es semejante a un grano de mostaza que toma un hombre y lo siembra en su jardín. Crece, hasta hacerse árbol, y los pájaros del cielo se posan en sus ramas». Dijo también: «¿A qué compararé el Reino de Dios? Es semejante a la levadura que toma una mujer y la mezcla con tres medidas de harina, hasta que todo fermenta ». -------PALABRA DEL SEÑOR------------
Cada día Jesús, nos dices algo particular a nuestra vida, cada día iluminas con la luz de tu Palabra nuestro pequeño ser. Hoy nos dices, que si somos de los que estamos sembrando la semilla del reino de Dios en nosotros o en nuestros hermanos, no desmayemos!, tengamos paciencia, tengamos fortaleza y sobre todo, tengamos esperanza que nuestra obra –sí es tu voluntad Señor - crecerá y fructificará como el gran árbol de la mostaza. También de manera muy particular siento que me dices, que en las parejas o familias que atesoran dentro de sí las semillas de tu Reino, Tú las premias con esos pájaros del cielo que se posan en sus ramas, que pueden ser sus mismos hijos o allegados cercanos. ------------------------------------------------------------------------------------------------------------Danos Señor perseverancia, fortaleza y esperanza, en la misión de amor a nuestros hermanos, que nos encargas.


-------------------------------------------------------------------------------------Mi pequeño hijo Leo cantando un tema de nuestro país, el Perú. ----------------------------

26/10/09

EVANGELIO DEL DÍA LUNES XXX ----------------------------------- TEXTO DEL EVANGELIO (Lucas 13,10-17)
Un sábado, enseñaba Jesús en una sinagoga. Habia una mujer que desde hacía dieciocho años estaba enferma por causa de un espíritu, y andaba encorvada, sin poderse enderezar. Al verla. Jesús la llamó y le dijo: «Mujer, quedas libre de tu enfermedad». Le impuso las manos, y en seguida se puso derecha. Y glorificaba a Dios. Pero el jefe de la sinagoga, indignado porque Jesús había curado en sábado, dijo a la gente: «Seis días tenéis para trabajar; venid esos días a que os curen, y no los sábados». Pero el Señor, dirigiéndose a él, dijo: «Hipócritas: cualquiera de vosotros, ¿no desata del pesebre al buey o al burro y lo lleva a abrevar, aunque sea sábado?» Y a ésta, que es hija de Abrahán, y que Satanás ha tenido atada dieciocho años, ¿no había que soltarla en sábado?» A estas palabras, sus enemigos quedaron abochornados, y toda la gente se alegraba de los milagros que hacía. -------------------------PALABRA DEL SEÑOR--------------------------------------------------------------------------
No hay día, no hay hora, no hay momento que no sea el día o el momento preciso para amar, y para alegrarnos por la gloria de Dios en el hermano o la hermana. No dejemos que ninguna atadura de tiempo o de esquema mental nos quite esa capacidad de asombro y de agradecimiento por el milagro de la acción de Dios en nuestras vidas, por el milagro del amor, por el milagro de la Eucaristía y por tantos más!. No sentir el amor de Dios que actúa en el hermano, es una manera de no tenerlo o de tenerlo muy débil en nuestro corazón. Las reglas, los cronogramas, las convenciones son necesarios, ya que sin ellos todo sería un caos, pero sin embargo no hasta el punto, de negar al ser humano: Hijo de Dios, que es la base que cimenta cualquier institución y aún a toda la sociedad en su conjunto. ----------------------------------------
Señor concédeme que cualquier hora o momento sean la hora o momento adecuados para amar a mi hermano.
----------------------------------------------------------------------------

24/10/09

EVANGELIO DEL DÍA DOMINGO XXX ------------------------------------TEXTO DEL EVANGELIO (Marcos 10, 46-52)
En aquel tiempo, mientras Jesús salía de Jericó acompañado de sus discípulos y de una gran muchedumbre, el hijo de Bartimeo, un mendigo ciego, estaba sentado junto al camino. Al enterarse de que era Jesús de Nazaret, se puso a gritar: ¡Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí! Muchos le increpaban para que se callara. Pero él gritaba mucho más: ¡Hijo de David, ten compasión de mí! Jesús se detuvo y dijo: Llamadle. Llaman al ciego, diciéndole: ¡Animo, levántate! Te llama. Y él, arrojando su manto, dio un brinco y vino donde Jesús. Jesús, dirigiéndose a él, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? El ciego le dijo: Rabbuní, ¡que vea! Jesús le dijo: Vete, tu fe te ha salvado. Y al instante, recobró la vista y le seguía por el camino. ----------------------------------------PALABRA DEL SEÑOR ----------------------------------------------------------
Nos encontramos ante una lección perfecta de cómo orar. Primero hay que pedir con insistencia, con fuerza, que Cristo venga a socorrernos. Y hacerlo con la actitud del mendigo ciego: con humildad. Y Jesús nos concederá una doble visión: la física y la más importante, la fe que es la visión interior de Dios. La historia de Bartimeo es nuestra propia historia, pues también nosotros estamos ciegos para muchas cosas, y Jesús está pasando junto a nuestra vida. Quizá ha llegado ya el momento de dejar nuestro rincón y acompañar a Jesús. Imitemos, pues, a este ciego curado, imitémosle en su fe grande, en su oración perseverante, en su fortaleza para no rendirse ante el ambiente adverso en el que se inician sus primeros pasos hacia Cristo. Ojalá que, dándonos cuenta de nuestra ceguera, sentados junto al camino de las Escrituras y oyendo que Jesús pasa, le hagamos detenerse junto a nosotros con la fuerza de nuestra oración, que debe ser como la de Bartimeo: personal, directa, y perseverante. Exclamemos pues el : "Domine, ut videam!" -¡Señor, que vea!... y se hará el día para nuestros ojos, y podremos gozar con la luz que Él nos concederá. ---------P. FERNADEZ--------------------------------



23/10/09

EVANGELIO DEL DÍA VIERNES XXIX -------------------------------------TEXTO DEL EVANGELIO (Lucas 12, 54-59)
«Decía a las multitudes: «Cuando veis que sale una nube por el poniente, en seguida decís: "Va a llover", y así sucede. Y cuando sopla el sur decís: "Viene bochorno", y sucede. ¡Hipócritas! Sabéis interpretar el aspecto del cielo y de la tierra: entonces, ¿cómo es que no sabéis interpretar este tiempo? ¿Por qué no sabéis discernir por vosotros mismos lo que es justo?
Cuando vayas con tu adversario al magistrado, procura ponerte de acuerdo con él en el camino, no sea que te obligue a ir al juez, y el juez te entregue al alguacil, y el alguacil te meta en la cárcel. Te aseguro que no saldrás de allí hasta que pagues el último céntimo». --------------------------------------------------------PALABRA DEL SEÑOR---------------------------------------------------
La capacidad de discernimiento tiene que ver con el corazón, “lo esencial es invisible a los ojos” nos decía el Principito. La claridad de la mirada tiene que ver con la limpidez de la pupila, la justeza de una observación, siempre es el encuentro entre el ojo no cerrado y la exuberante luz del horizonte. Permíteme Jesús, al igual que veo la cargada nube antes de la lluvia, o veo el vaivén de las hojas antes de la ventisca, ver -con el corazón abierto- los signos de tu Presencia en mi vida y en la vida de los demás. Ver también los signos de la época en que vivo, y saber que en muchos de ellos, tales como la pobreza, la globalización, el internet, la hiper-oferta mediática, etc. Tú me invitas –a que desde mi pequeña parcela, me ponga de acuerdo con los míos- y te ayude en el gran reto de la Evangelización del mundo actual.
------------------------------------------------------------------------------------------

22/10/09

EVANGELIO DEL DÍA JUEVES XXIX -------------------------------------TEXTO DEL EVANGELIO (Lucas 12, 49-53)
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: He venido a arrojar un fuego sobre la tierra y ¡cuánto desearía que ya estuviera encendido! Con un bautismo tengo que ser bautizado y ¡qué angustiado estoy hasta que se cumpla! ¿Creéis que estoy aquí para dar paz a la tierra? No, os lo aseguro, sino división. Porque desde ahora habrá cinco en una casa y estarán divididos; tres contra dos, y dos contra tres; estarán divididos el padre contra el hijo y el hijo contra el padre; la madre contra la hija y la hija contra la madre; la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra. --------PALABRA DEL SEÑOR

El amor es como una antorcha o como una hoguera que alumbra pero que también quema. El fuego encendido que reclama Jesús es el fuego de la caridad en nosotros. Y cuando uno toma la decisión de amar desde la cruz de Cristo al mundo, de amar hasta el dolor, como diría la madre Teresa, uno descubre apenado la existencia de una invisible línea divisoria entre dos mundos en contraposición, dos reinos en pugna tanto a niveles cósmicos como a niveles muy cercanos de nuestra existencia. Es la triste línea que puede dividir tanto a naciones como a personas, e inclusive a uno mismo si la fidelidad al Evangelio se nos va por la borda. A un lado de esta línea están los que aman y confían en el Señor y por el otro lado los que lo niegan con sus creencias y con sus actos. ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Señor Jesús te pedimos para que desde el fuego de la caridad en nosotros, sepamos amar y atraer a los que -aún cerca nuestro- no te conocen ni te aman, también para que con tolerancia y firmeza sepamos en ambientes adversos, defender nuestra fe en Ti, amado Dios nuestro. --------------------------

21/10/09

EVANGELIO DEL DÍA MIERCOLES XXIX ------------------------------------TEXTO DEL EVANGELIO Lucas 12, 39-48
Entendedlo bien: si el dueño de casa supiese a qué hora iba a venir el ladrón, no dejaría que le horadasen su casa. También vosotros estad preparados, porque en el momento que no penséis, vendrá el Hijo del hombre». Dijo Pedro: «Señor, ¿dices esta parábola para nosotros o para todos?» Respondió el Señor: «¿Quién es, pues, el administrador fiel y prudente a quien el señor pondrá al frente de su servidumbre para darles a su tiempo su ración conveniente? Dichoso aquel siervo a quien su señor, al llegar, encuentre haciéndolo así. De verdad os digo que le pondrá al frente de toda su hacienda. Pero si aquel siervo se dice en su corazón: "Mi señor tarda en venir", y se pone a golpear a los criados y a las criadas, a comer y a beber y a emborracharse, vendrá el señor de aquel siervo el día que no espera y en el momento que no sabe, le separará y le señalará su suerte entre los infieles. «Aquel siervo que, conociendo la voluntad de su señor, no ha preparado nada ni ha obrado conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes; el que no la conoce y hace cosas dignas de azotes, recibirá pocos; a quien se le dio mucho, se le reclamará mucho; y a quien se confió mucho, se le pedirá más. ------------------------------------------------------------------PALABRA DEL SEÑOR----------------------------------------------------------------------------
Dame la gracia Señor de descubrir la misión personal que me tienes preparada
dame la fidelidad y la prudencia para dar tu pan de amor a los que he de servir
líbrame de tomarme la vida como un festín, líbrame de la miopía del egoísmo
ayúdame a mí, que me has dado y confiado tanto! a hacer siempre tu voluntad
que sea yo aquel siervo dichoso, a quien Tú encuentres sirviendo a su hermano
que descubra yo mi propio camino, mi irrepetible camino, hacia tu eterno reino.

--------------------------------------------------------------------------------------------JUAN--------------------------------------------------



LA VIDA ES UNA MISIÓN, DESCUBRE ¿CUAL ES LA TUYA?

20/10/09

EVANGELIO DEL DÍA MARTES XXIX ---------------------------------------TEXTO DEL EVANGELIO (Lucas 12, 35-38)
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Estén ceñidos vuestros lomos y las lámparas encendidas, y sed como hombres que esperan a que su señor vuelva de la boda, para que, en cuanto llegue y llame, al instante le abran. Dichosos los siervos, que el señor al venir encuentre despiertos: yo os aseguro que se ceñirá, los hará ponerse a la mesa y, yendo de uno a otro, les servirá. Que venga en la segunda vigilia o en la tercera, si los encuentra así, ¡dichosos de ellos! ------------------------------------------------PALABRA DEL SEÑOR-----------------------------------
-----------Te esperaré tejiendo con amor la filigrana del tiempo
-----------Te esperaré con el lomo ceñido sirviendo tu cántaro
-----------Te esperaré con la lámpara encendida de mi oración
-----------Te esperaré cuando vuelvas de tu boda con el Padre
-----------Te esperaré despierto aún en la última vigilia del día

-----------Te esperaré aún cuando la noche llegue a mi vereda
-----------Te esperaré con mi puerta y brazos siempre abiertos!
----------------------------------------------------------------------------------------------JUAN

19/10/09

EVANGELIO DEL DIA LUNES XXIX ------------------------------------------TEXTO DEL EVANGELIO (Lc 12,13-21): En aquel tiempo, uno de la gente le dijo: «Maestro, di a mi hermano que reparta la herencia conmigo». Él le respondió: «¡Hombre! ¿quién me ha constituido juez o repartidor entre vosotros?». Y les dijo: «Mirad y guardaos de toda codicia, porque, aun en la abundancia, la vida de uno no está asegurada por sus bienes». Les dijo una parábola: «Los campos de cierto hombre rico dieron mucho fruto; y pensaba entre sí, diciendo: ‘¿Qué haré, pues no tengo donde reunir mi cosecha?’. Y dijo: ‘Voy a hacer esto: Voy a demoler mis graneros, y edificaré otros más grandes y reuniré allí todo mi trigo y mis bienes, y diré a mi alma: Alma, tienes muchos bienes en reserva para muchos años. Descansa, come, bebe, banquetea’. Pero Dios le dijo: ‘¡Necio! Esta misma noche te reclamarán el alma; las cosas que preparaste, ¿para quién serán?’. Así es el que atesora riquezas para sí, y no se enriquece en orden a Dios». ---------------------PALABRA DEL SEÑOR-------------------------------------------------
«Que nadie crea que es dueño de su propia vida» nos dice San Jerónimo. La vida es el periodo de tiempo, corto, que tenemos para decidir nuestra eternidad, y para amar. Cada día mueren millones de personas, un día lo harás tú o yo. Un día todo esto habrá acabado y en nuestras manos está, que ese día sea el mejor de nuestra vida. Puede que la idea del cielo no nos incentive demasiado, que prefiramos un premio terrenal, que creamos que el cielo es una estancia figurada...etc..etc, Solo pedimos una cosa: ¡N O --D E S - --C O N F I E M O S!, cuentan de aquel pobre vagabundo que pidió a un rey una moneda y éste le miró con cariño y le lavó, le vistió con las mejores galas y lo llevó a su palacio!. No nos quedemos con la moneda de la felicidad terrenal, confiemos en nuestro Rey que mirándonos con amor nos dará muy por encima de lo que pidamos e imaginemos. Todo lo que deseamos y mucho más, está en el cielo, pues ¡vamos a llenarlo!, atesoremos la verdadera riqueza en esa dimensión y dediquemos nuestra vida a amar y solo a amar a Dios y a nuestros hermanos.---------------------------------- ANA ALVAREZ

16/10/09

EVANGELIO DEL DÍA DOMINGO XXIX ----------------------------------- TEXTO DEL EVANGELIO (Mc 10,35-45): En aquel tiempo, Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, se acercan a Jesús y le dijeron: «Maestro, queremos, nos concedas lo que te pidamos». Él les dijo: «¿Qué queréis que os conceda?». Ellos le respondieron: «Concédenos que nos sentemos en tu gloria, uno a tu derecha y otro a tu izquierda». Jesús les dijo: «No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber la copa que yo voy a beber, o ser bautizados con el bautismo con que yo voy a ser bautizado?». Ellos le dijeron: «Sí, podemos». Jesús les dijo: «La copa que yo voy a beber, sí la beberéis y también seréis bautizados con el bautismo con que yo voy a ser bautizado; pero, sentarse a mi derecha o a mi izquierda no es cosa mía el concederlo, sino que es para quienes está preparado». Al oír esto los otros diez, empezaron a indignarse contra Santiago y Juan. Jesús, llamándoles, les dice: «Sabéis que los que son tenidos como jefes de las naciones, las dominan como señores absolutos y sus grandes las oprimen con su poder. Pero no ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, será esclavo de todos, que tampoco el Hijo del hombre ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos». -------------------PALABRA DEL SEÑOR-----------------------------------------------------------------------
El pensamiento de Jesús es claro: el poder no hace sino «tiranizar» y «oprimir». Entre los suyos no ha de existir jerarquía de ese tipo de poder. Nadie está por encima de los demás. No hay amos ni dueños. La parroquia no es del párroco. La Iglesia no es de los obispos y cardenales. El pueblo no es de los teólogos. El que quiera ser grande, que se ponga a servir a todos.
Necesitamos en la Iglesia cristianos dispuestos a gastar su vida por el proyecto de Jesús, no por otros intereses. Creyentes sin ambiciones personales, que trabajen de manera callada por un mundo más humano y una iglesia más evangélica. Seguidores de Jesús que «se impongan» por la calidad de su vida de servicio. Padres que se desviven por sus hijos, educadores entregados día a día a su difícil tarea, hombres y mujeres que han hecho de su vida un servicio a los necesitados. Son lo mejor que tenemos en la Iglesia. Los más «grandes» a los ojos de Jesús
.------------------------------------------------------------------------------------- JOSÉ PAGOLA